En este tiempo, paseando por los alrededores de Pizarra, es común ver familias que recogen aceitunas.

Aquí, en la Valle del Guadalhorce, entre la Sierra de las Nieves, se encuentra la aceituna Aloreña, una aceituna de mesa, la única en España en tener, desde el 2008, la Denominación de Origen Protegida (DOP). Además, como todos los productos típicos de la provincia de Málaga, tiene la marca “Sabor a Málaga”, una etiqueta de calidad creada para reunir  a todos los productos de calidad de esta región (saboramalaga.es).

También SlowFood, la asociación italiana conocida en todo el mundo por trabajar en la conservación de los productos tradicionales, se hace eco de esto en su sitio web.

En España, el cultivo de la aceituna fue introducido por los Fenicios, conocidos por ser grandes marineros y comerciantes, pero fueron más tarde los Romanos y los Árabes quienes obtuvieron los mejores beneficios.

El clima mediterráneo en el sur de España, caliente y seco durante la mayoría del año, es perfecto para este cultivo.

Este año, la primera cosecha de aceitunas, el “verdeo”, empezó el 21 de Septiembre, pero, como el verano se ha prolongado más, la mayoría del trabajo se concentró en octubre y noviembre.

Según la tradición, para saber cuando la aceitunas están lista para ser recogidas, hay que partirlas por en medio, y el hueso debe estar suelto.

Una de las características de este tipo de aceitunas es el “hueso flotante”, un hueso que, a diferencia de las aceitunas comunes, se despega fácilmente de la pulpa. Además, la proporción entre hueso y pulpa es diferente porque la cantidad de pulpa es mucho mayor con respecto a otras aceitunas.

La cosecha se realiza a  mano y los frutos se depositan en canastos recubiertos de tela de saco. Después, las aceitunas se parten y se ponen en salmuera.

Para saber cuánta sal es necesaria, se usa la técnica tradicional llamada “prueba del huevo”, que consiste en poner en el agua un huevo y añadir sal hasta que el huevo no flote.

Este tipo de aceitunas tienen un nivel bajo de oleuropeina, la substancia que da el sabor amargo a las aceitunas, así que no es necesario utilizar en sosa cáustica.

Después de tres días en salmuera las aceitunas se pueden comer añadiendo los aliños típicos de la zona: hinojo, tomillo, ajo y pimiento rojo. En este vídeo podéis ver cómo se aliñan.

¡La aceituna Aloreña es dulce, rica y suculenta! ¡La podéis encontrar solo aquí en la nuestro valle! ¡Venid a probarla!

 

Si queréis saber mas, ¡hacéis click en el sitio web oficial!

 

Tags:

Deja un comentario